Lo último en mechas son las ‘babylights’

karlie_1229_635x

Cuando las mechas eran solo mechas, nuestro abanico de posibilidades era muy reducido, pero no requería ir con un papel en la mano cada vez que nos íbamos a la peluquería. Al cada vez más grueso listado de técnicas de color con acento extranjero se le ha sumado una nueva tendencia capilar, las babylights.

Atrás quedaron las californianas, las arriesgadas splashlights o el sombré, una forma más sutil de conseguir un ombré. Ahora lo que se lleva es lucir un color de pelo como el de un bebé. ¿En qué consiste exactamente? Las llamadas babylights son una versión del balayage, una técnica por la que se “barre” mechón a mechón con una brocha de la raíz a las puntas para conseguir un degradado mucho más uniforme y también más luminoso. El proceso de las babylights es mucho más minucioso que el del balayage y requiere una atención especial: se separan secciones muy pequeñas, prácticamente de pocos cabellos, y se aplica el color a pequeños grupos durante más de una hora. En lugar de aluminio, se utiliza film transparente.

El resultado ofrece un efecto tridimensional aplicable a todo tipo de pelo, en especial a las cabelleras rubias. Una de las pioneras ha sido Karlie Kloss, que luce una melena balayage con algunas mechas babylights para aportar más luz a su pelo.

Babylights